Has observado que de hace un tiempo para acá tu caballo pierde peso, pero no ha cambiado su rutina y no sabes cuál puede ser la causa. La pérdida de peso de un caballo sin motivo aparente debe ser un motivo de preocupación porque indica que algo no funciona bien.

A continuación te explicamos los motivos principales que pueden estar haciendo a tu caballo esté más delgado:

Dolor crónico: Si observas que está cabizbajo, que ha cambiado su interacción con el resto de la manada, rechina los dientes, apatía generalizada… puede indicarte que está sufriendo dolor desde hace días.

Parásitos. Los parásitos en el estómago y los intestinos impiden la ingesta de alimentos en los intestinos. Si también presenta tos y una “panza de tambor” levantada, deberías pensar en desparasitar a tu equino.

Problemas dentales. Si observas que a tu caballo se le cae comida de la boca o de repente come con mala gana debes prestar atención porque son signos de alerta y puede estar avisándote de que algo le ocurre en su boca.

Estrés. Un viaje, una competición, un traslado, nuevos caballos en el grupo, separar el caballo del grupo o un cambio en la alimentación son motivos de estrés para tu caballo. Así que si ha ocurrido algo de esto en los últimos días es posible que haya dejado de comer como lo hacía de forma habitual, pero volverá a hacerlo en breve. Si no ocurriera es mejor que avises al veterinario.

Condiciones medioambientales. Las temperaturas extremas, la lluvia, la nieve… también son motivos más que suficientes para que el caballo pierda el apetito. Trata de que si es verano tenga sombra donde resguardarse en las horas más cálidas y si es invierno proporcionarle una manta que le ayude a mantener su temperatura corporal.

Enfermedad (úlceras, gastritis…). Puede suceder que el caballo esté sufriendo de úlceras. Consúltalo con tu veterinario para que le prescriba el tratamiento adecuado. Más del 80% de los caballos suelen sufrir de úlcera en algún momento de su vida. 

Si ves que la situación se vuelve preocupante a pesar de los esfuerzos, lo mejor es que llames a tu veterinario de confianza para que localizar la causa y que reciba el tratamiento adecuado.